Expertos en ocupación apuntan a la tecnología, la creatividad, las relaciones sociales y el emprendimiento como factores claves para el futuro laboral de las personas en situación de discapacidad. Por el contrario, señalan la inteligencia artificial como la principal amenaza, especialmente para la discapacidad intelectual.