Actualitat

La Plataforma Ciudadana por la Escuela Inclusiva de Cataluña, de la que forma parte la Fundación Catalana Síndrome de Down (FCSD), constata que, tres años más tarde de la aprobación del Decreto 150/2017 de la escuela inclusiva, no mejora la capacidad de las escuelas de acoger todo el alumnado de su entorno, sea cual sea su condición.

El Departamento de Educación asegura que tenemos más recursos, pero los datos no invitan al optimismo y con demasiada frecuencia llegan casos individuales que más bien hacen pensar que no sólo no avanzamos, sino que incluso podemos estar retrocediendo.

Ante esta situación que vamos observando desde hace tiempo, y ante la inminente convocatoria electoral, la Plataforma Ciudadana por la Escuela Inclusiva de Cataluña quiere hacer llegar a las diferentes candidaturas y en la sociedad en general un decálogo de reivindicaciones que consideramos fundamentales para enderezar el rumbo, recuperar el tiempo perdido y volver a observar progresos en este largo camino.

Hablamos de cuestiones específicas y concretas, con el bien entendido que también consideramos necesarias otras medidas de carácter más general, como la reducción de ratios en las aulas o la extensión de metodologías que fomenten la personalización del aprendizaje.

10 acciones que pedimos a los actuales y futuros responsables de Educación a favor de la escuela inclusiva

1. La creación de una comisión que haga un estudio sobre la situación de los Centros de Educación Especial, y en especial los siguientes aspectos:

¿Por qué el curso 2019/20 se ha alcanzado el récord histórico de alumnado escolarizado en CEE, con 7.456 alumnos? Hace falta un análisis estadístico sobre la tipología de este alumnado: edad, curso académico, tipo y grado de discapacidad.

Hay que examinar con especial atención dos aspectos: el porcentaje de población escolar de origen migrante que hay en los CEE; y el porcentaje de población escolarizada fuera de su comarca.

La situación del alumnado que hace escolarización compartida. Ventajas, desventajas y resultados de este modelo.

2. Garantizar el apoyo económico a todos los CEE, públicos y concertados, que presenten un plan para reconvertirse en CEEPSIR. Recordemos que hace un año y medio (abril 2019) se anunció la convocatoria de un concurso para los CEE que quisieran dar el paso. ¿Por qué no se ha convocado?

3. La elaboración y difusión de un estudio evaluativo sobre el funcionamiento de los CEEPSIR y de las seis desde la aprobación del decreto 150/2017, desde una óptica cuantitativa y cualitativa. Junto con este estudio habría que conocer qué planificación hace el Departamento de Educación sobre el desarrollo de estos dos recursos en toda Cataluña en los próximos años.

4. La implantación progresiva de la figura de la enfermera escolar en la escuela pública y concertada, tal como han pedido otras entidades sociales y tal como el Parlamento de Cataluña ha instado a hacer al Departamento de Educación.

5. El establecimiento de un sistema de indicadores cuantitativos y cualitativos fiables, a fin de poder tomar regularmente el pulso a la evolución del sistema inclusivo. Esta petición tiene dos vertientes específicas:

Hace falta una serie estadística fiable y rigurosa sobre la escolarización del alumnado con discapacidad (intelectual, física, sensorial o enfermedad mental) en Cataluña en los últimos 20 años. El alumnado con discapacidad es el que más fácilmente es expulsado del sistema ordinario, pero en los últimos diez años este hecho se ha enmascarado estadísticamente por la vía de juntarse, bajo diversos conceptos, con otro tipo de alumnado que muy mayoritariamente encontramos ya en el sistema ordinario.

Se necesitan unos indicadores en consonancia con la ODS4 y los últimos informes (demoledores y aclaratorios) sobre el incumplimiento de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

6. La publicación del mapa de recursos de la escuela inclusiva. Queremos recordar que ya hace tres años que se le espera, desde la publicación del decreto 150/2017. Este mapa debe ser una herramienta al servicio de políticas claras y transparentes que garanticen que el recurso se desplaza allí donde es el alumno y no el alumno allí donde está el recurso.

7. La elaboración de un estudio sobre la cultura inclusiva de escuelas e institutos a partir del análisis de una muestra representativa de Proyectos Educativos de Centro (PEC), la Propuesta Pedagógica del Centro (PPC) y otros documentos de gestión, planificación y organización del centro. Este estudio debe analizar también las acciones que se llevan a cabo para promover la inclusión en el horario no lectivo, en especial el tiempo de mediodía/comedor, salidas, colonias y actividades extraescolares organizadas por el centro.

8. Intensificar las acciones inclusivas en la etapa postobligatoria, con la evaluación y ampliación de los Itinerarios de Formación Específica (además territorios y además disciplinas), y la adaptación del bachillerato y los ciclos formativos de grado medio para alumnos con discapacidad, con una duración de tres años.

9. Promover el cambio legislativo que permita el otorgamiento del título de la ESO adaptado a los alumnos con discapacidad que hayan alcanzado los objetivos marcados en su Plan Individual, y que mientras esto no se logre se informe a los centros que estos alumnos han de obtener el graduado ordinario. Y modificar la normativa para la obtención de este título no sea un impedimento para el acceso a un PFI o cualquier otro itinerario formativo cuando el alumno tenga un grado de discapacidad reconocido del 33% o superior.

10. Poner en marcha una campaña de divulgación dirigida a familias y profesionales sobre el derecho de los niños a una escolarización inclusiva y sobre los beneficios que la diversidad aporta al conjunto del grupo clase. Esta campaña debería poner de relieve las evidencias sobre estos beneficios de los diferentes estudios sobre la escuela inclusiva que se han hecho en todo el mundo.

Enseñanza inclusiva y de calidad

La Plataforma Ciudadana por la Escuela Inclusiva de Cataluña nació en 2001 con el fin de promover una enseñanza pública y concertada inclusiva y de calidad para todos y en especial por los alumnos en situación de discapacidad. Lo integran familias, profesionales de la educación y un buen número de entidades sociales, muchas de las cuales el mundo de la discapacidad (pero no sólo), como la Federación Ecom, Dincat, Down Catalunya, Fundación Catalana Síndrome de Down, Aprenem, Aspanias, Asociación Catalana de Dislexia, Asociación Catalana del Síndrome 22Q, Centro de Recursos Educativos ONCE-Cataluña, Fundación Aspasim, Fundación Autismo Diario, Fundación Gerard, LADD, AFFAC o Fapel, entre otros.

Comparteix!
Accesibilidad