Actualitat

Medio millar de personas asistieron al concierto benéfico celebrado en la basílica de Santa María del Mar de Barcelona para homenajear la figura de Montserrat Trueta i Llacuna, fundadora de la Fundación Catalana Síndrome de Down (FCSD), que murió en mayo del año pasado. El acto también sirvió para conmemorar los 35 años de la FCSD.

Montserrat Trueta dedicó su vida a luchar por la defensa de los derechos de las personas en situación de discapacidad intelectual. Su tenacidad permitió que las personas con discapacidad intelectual pasaran de ser objetos a ser sujetos con plenos derechos y deberes como el resto de ciudadanos.

Un apasionante recorrido

El periodista Antoni Bassas fue el conductor del concierto y quiso recordar la trayectoria de Trueta: “Su tenacidad provocó un cambio en la mirada hacia las personas con síndrome de Down. En la mirada de la sociedad, los profesionales… de las familias: «No diga nunca que su hijo tendrá límites”.

Asimismo, Bassas destacó una frase pronunciada por Montserrat Trueta en una de sus charlas: «Gracias a todas las personas que me habéis acompañado en este apasionante recorrido».

Por su parte, Katy Trias, directora general de la FCSD, agradeció la presencia de las instituciones, autoridades, familiares, trabajadores de la Fundación y público en general. Además, puso en valor la creación pionera por parte de Montserrat Trueta, junto con un grupo de familias y profesionales de la FCSD: «En los años 70/80 no estaba precisamente de moda lo que defendió [Montserrat Trueta], pero su lucha cambió la percepción que la sociedad tenía de las personas con síndrome de Down».

Por su parte, Andy Trias, también quiso tener un especial recuerdo: «Mi madre me dio la confianza, pero nunca el miedo”.

«La celebración de la vida»

En los últimos días de su vida, Montserrat Trueta dijo a sus hijos: “Por favor, no lloréis mi muerte, celebrad mi vida, que ha sido muy plena y feliz». La FCSD recogió la esencia de estas palabras para organizar el concierto benéfico «La celebración de la vida». Es por todos conocido que la música es un lenguaje universal. Es un elemento de cohesión social. Es inclusiva. Es celebración.

El concierto contó con la participación de Orpheus XXI, un conjunto musical integrado por músicos refugiados y migrantes impolsado por Jordi Savall. El proyecto Orpheus XXI y la lucha de Montserrat Trueta tienen en común el compromiso por la inclusión y la generación de oportunidades.

La segunda parte del concierto consistió en la actuación de Ferran Savall y Judit Nedderman que, con su toque intimista y cercano, interpretaron tres canciones tradicionales.

El maestro Jordi Savall fue el encargado de cerrar el concierto con la interpretación de la suite número 5 de Bach y El Canto de los Aucells con su viola de gamba.

Asamblea de Derechos Montserrat Trueta

Al final del concierto de anunció que la Assemblea de Drets de la FCSD pasa a llevar el nombre de la fundadora de la Fundación.

La Asamblea es un espacio de trabajo a disposición de las personas en situación de discapacidad intelectual con el objetivo de convertirse en un órgano de transformación social y participación ciudadana para incidir social y políticamente en la difusión y defensa de los Derechos Humanos y, concretamente, de la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre los Derechos de las personas con Discapacidad.

 

Fotos: Núria Calvet

Comparte
Accesibilidad